Factores Claves Para La Toma De Decisiones En Tu Consultorio Dental

0
201

Tal vez desde que tenemos uso de razón a diario tomamos decisiones: Cotidianas, transcendentales, emocionales, racionales, empresariales, económicas, de negocios, sociales, afectivas, personales y familiares entre muchas más.

De estas decisiones nos arrepentimos, las rectificamos, manifestamos que no las volveríamos a tomar, quisiéramos devolver el tiempo, quisiéramos olvidarlas o por lo contrario las valoramos, nos reafirman el éxito, las tomamos como modelo e incluso nos atrevemos a recomendarlas.

Si reflexionamos un poco sobre lo anterior, por lo general tomamos nuestras decisiones principalmente por lo que hemos perdido o ganado al asumirlas, es decir por la experiencia propia y de la de los demás.

No contamos con una formación, con un modelo o proceso definido frente a la toma decisiones, lo hacemos de manera informal e incluso más emocional que racional.

Por esto resulta clave conocer sobre la toma de decisiones en nuestro consultorio e implementar herramientas y modelos de gestión para que estas sean efectivas y exitosas.

Generalmente tomamos decisiones para darle solución a un problema o aprovechar una oportunidad.

Definimos un problema como la diferencia entre lo deseado o esperado frente a lo real u obtenido.

También tomamos decisiones con el fin de lograr nuestros objetivos, de hecho, entonces, deben estar definidos y se encuentran en la dimensión de las decisiones estratégicas o de planeación, decisiones que impactan el mediano y largo plazo de la organización.

Factores claves en la toma de decisiones

Resulta difícil comprometernos cuál de los factores es más importante o crítico en la toma o adopción de decisiones, desde su naturaleza todos resultan preponderantes, en algún momento se integran, van en la misma dirección o en dirección contraria.

Estos factores son:

La Información

Como gerentes o líderes al tomar decisiones debemos estar informados y mínimo esta información debe ser clasificada, veraz, objetiva y oportuna.

El Tiempo

La adopción de decisiones también está en la dimensión del tiempo, siempre hay un límite, un plazo, ya sea por factores internos o externos: El jefe, la competencia, el cliente.

En decisiones complejas no podemos tener las certezas de que las cosas saldrán bien, que la decisión es la acertada y nos llevará al éxito.

En ese orden probablemente no tendremos toda la información y si la tenemos de todas maneras nos enfrentamos a este factor, en decisiones complejas no podemos tener las certezas de que las cosas saldrán bien, que la decisión es la acertada y nos llevará al éxito.

El Riesgo

Este salta a la vista, siempre en la toma decisiones nos enfrentamos a un riesgo, a la probabilidad de que ocurra el fracaso.

Por lo tanto, tendremos que desarrollar habilidades gerenciales para gestionar el riesgo, medirlo, visualizarlo, pensar en decisiones secuenciales o tener un árbol de decisiones, algo como que pasa sí, que hago sí ocurre determinado evento.

El Impacto

Quinto factor en la toma de decisiones, de igual manera hay que gestionarlo, medirlo, valorarlo y visualizarlo.

El impacto puede ser positivo, negativo, económico, social, afectar a unos y favorecer a otros.

Los Recursos Importante para la ejecución en la toma de decisiones, como gerentes debemos provisionar, prever, buscar y asignar recursos ya sea humano, materiales, equipos, tiempo o tecnología .

Podemos tomar la mejor de las decisiones, pero si no contamos con los recursos o medios para llevarla a cabo definitivamente no solucionaremos el problema o tendremos que dejar pasar la oportunidad que nos ofrece el mercado.

El Proceso de la toma de decisiones

Básicamente estas son las etapas fundamentales en el proceso de la toma de decisiones

1. Identificar el problema o la oportunidad

Mencionábamos que un problema es la variación de lo deseado frente a la realidad, también podríamos decir que es una carencia, es la falta de algo.

Como gerentes debemos estar atentos a los problemas, ser sensibles y permeables frente al entorno para identificar que está pasando y sobre todo saber escuchar e interpretar las señales que percibimos.

La habilidad está además de identificar el problema, ser conscientes del problema, conocer su magnitud y alcance, sabiamente se dice que no hay problema pequeño.

2. Definición de objetivos

Prácticamente si no tenemos objetivos, pues no tendríamos problemas, hay que entender para donde vamos, que es lo que queremos, cuando lo queremos y como lo vamos a lograr y si los indicadores de gestión no se dan claramente estamos identificando los problemas.

3. Diagnosticar el problema o la oportunidad

¿Cuál es el problema?, ¿Cuando se presentó?, ¿Qué pasó?, ¿Que está pasando?, ¿Por qué sucedió?, ¿cuál es la magnitud del problema?, ¿de quién es el problema?, ¿Que afecta?, ¿A quiénes está afectando?, ¿Cuánto tiempo podemos convivir con el problema?, ¿Que recursos se están perdiendo?, ¿Cuál es la raíz del problema?, ¿Se están generan otros problemas?

Al diagnosticar un problema no nos podemos quedar en la dimensión de los efectos y los síntomas, no basta con limpiar el charco y cambiar la llave, hay que llegar a las causas, la presión del agua, falta de un mantenimiento preventivo, por ejemplo.

4. Búsqueda de alternativas

Ya tenemos diagnosticado el problema, ahora nos falta como solucionarlo, que alternativas hay. En principio todo se vale, todo punto de vista puede ser válido, las diferentes técnicas, los diferentes métodos, con más o menos recursos, con más o menos tiempo. Lo importante es que partamos del diagnóstico y finalmente se presenten soluciones.

5. Tamizado y Evaluación de alternativas

Primero que todo debemos determinar cuáles son los criterios de evaluación y darle un peso o ponderación a cada criterio. Por ejemplo, tiempos de ejecución, valor económico, garantía, implementación, cumpliendo con los objetivos y políticas.

6. Adopción de alternativas

Luego de evaluar las alternativas, sus pros y contras, sus ventajas y desventajas, decidimos o adoptamos la alternativa más conveniente frente a la solución del problema, los recursos y los criterios definidos. Cabe anotar la decisión puede darse por autoridad, por participación, por votación o incluso por consenso.

7. Ejecución de alternativas

Una cosa es lo que se decida y otra la ejecución, como gerentes debemos velar por que lo que se decida se cumpla y principalmente se ejecute.

De la decisión a la acción hay mucho espacio, hay que comunicar la decisión, asignarle recursos, armar la operación para que las cosas se den, sino se quedan las cosas en la dimensión de los propósitos, aquí hay que ejercer liderazgo. Hay que hacer que las cosas sucedan.

Una cosa es lo que se decida y otra la ejecución, como gerentes debemos velar por que lo que se decida se cumpla y principalmente se ejecute.

8. Seguimiento

En este punto no podemos dejar que las cosas pasen, ya hemos hecho un gran recorrido con asignación de esfuerzos y recursos.

Es claro saber cómo van las cosas, cómo va la implementación, que debemos mejorar, que debemos afinar para que finalmente todo se dé.

9. Evaluación

De lógica que la evaluación está dada sobre la solución al problema o el aprovechamiento de las oportunidades.

Se resolvió o no, en qué medida, valió la pena la inversión y el desgaste de las personas. ¿Podemos adoptar esta decisión como un estándar?  o se requiere de mejorarla o incluso empezar de cero.

Esperamos que este artículo haya sido de su agrado y más que esto de gran utilidad, lo invitamos a que haga sus comentarios y que comparta con sus amigos y colegas esta información de gran interés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here